Queremos cambiar el mundo a través de una semilla

Hoy queremos contarles sobre nuestra historia y el camino que hemos recorrido durante el último año, que sin duda fue un año retador que nos enfrentó a situaciones difíciles y desconocidas, pero a la vez nos regaló la posibilidad de vivir de una manera más consciente y ver más a allá de nosotros mismos y nuestras propias necesidades.

La Fundación The Love Is Back – queremos cambiar el mundo a través de una semilla – se ha construido bajo tres premisas fundamentales: la siembra y la generación de procesos de autonomía alimentaria sostenibles en el tiempo, aula a cielo abierto para las generaciones futuras y enfoque de género con la finalidad de empoderamiento y reivindicación femenina en la sociedad.

El proyecto piloto inició en julio del año 2020 en la Comunidad Coinkanumbera que habita en el Territorio de la Honda en la comuna 3 – Manrique- de Medellín, es una comunidad vulnerable víctima del desplazamiento forzado y la violencia y de las consecuencias de la inequidad y desigualdad social del país pero que en la que encontramos un grupo de personas comprometidas con la convicción de participar en procesos colectivos que generen oportunidades para ellos y sus familias y el trabajo comunitario.

El proyecto inició sus actividades en territorio en septiembre con la adecuación de la huerta comunitaria para los niñas y niños, limpiamos el espacio con la ayuda de herramientas, tierra y abono orgánico y preparamos el suelo para sembrar más de 2.000 plántulas. A finales de año en alianza con la Fundación Gilberto Uribe Echavarría, Pangea, Sueños Compartidos y Colectivo Por Naturaleza se materializó la construcción del sistema de aguas para comunidad Coinkanumbera y sus alrededores, para el mes de enero del año 2021 la huerta comunitaria podía abastecerse de agua y optimizar procesos y aproximadamente 15 familias se beneficiaron por acceder al agua a través del sistema instalado.

Para dar inicio a las actividades en el año 2021 se estructuró cuidadosamente un plan de acción para la proyección y desarrollo de la huerta comunitaria. Toda vez que se realizaron estudios que permitieron identificar que el suelo era bajo en pH y contenía algunos metales pesados, por lo cual antes de iniciar con la siembra era necesaria la implementación de un proceso de corrección de suelo y fertilización con productos orgánicos durante cuatro meses. Una vez adelantado este proceso se dio lugar a uno de nuestros momentos favoritos: ¡la siembra!. En el mes de julio tuvimos la alegría de conectarnos con la tierra y sembrar 1.750 plántulas.

La experiencia de nuestro proyecto piloto nos ha permitido aprender y desaprender, entender la razón de nuestro existir y propósito, materializar nuestra razón de ser y proyectos sin dejar de ser fieles a nuestros principios y valores y continuar este emprendimiento social con la firme convicción de lograr la construcción de alternativas de vida para poblaciones vulnerables a partir de relacionamientos con la tierra y sus frutos en comunidad.

 

 

Laura Maya Restrepo

Directora fundacion The Love is BACK

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *