TU HUERTA ORGÁNICA

Tener una huerta en casa se ha vuelto tendencia, mucha son las razones o beneficios que existen para convencerse de hacer una en casa, por ejemplo, contribuir al mejoramiento del medio ambiente, consumir verduras orgánicas, libres de pesticidas, comprender el proceso de germinación de los alimentos, cosechar su propia comida y tener una actividad permanente donde tu atención y el amor que le pones al cuidado de la siembra se pueden ver reflejados en un mejor ánimo y sin duda una mejor comida.

Se tiene la creencia de que construir una huerta implica mucho esfuerzo y dinero, pero la realidad es que no es así.

Lo primero que hay que hacer es escoger bien el lugar, comprobar si el suelo donde vamos a sembrar está libre de contaminantes. Esto asegurará que las frutas, verduras o demás alimentos sembrados crezcan sanos. Por otro lado la ubicación resulta ser muy importante pues es necesario que la siembra reciba algunos rayos de sol. Se recomienda que la huerta se ubique lejos de grandes árboles que pudieran llegar a dañar el cultivo con sus grandes raíces o robar los nutrientes de su siembra por medio de sus rizomas.

Si vives en un apartamento sin jardín o patio, puedes plantar tu huerta en materas, ubicándolas en un punto donde estén protegidas de fuertes vientos, es importante que las materas tengan agujeros de drenaje y una mezcla de tierra o abono especial para este tipo de proceso.

Escoger lo que se va a sembrar es el siguiente paso, que cosas se consumen más en casa, que alimentos son nativos y de fácil acceso y que cuidados se requieren son algunas de las cosas para tener en cuenta. Te recomendamos empezar por siembras sencillas como la menta, la cebolla o el tomate.

Para reducir la maleza te recomendamos ubicar tu siembra en filas así la planta podrá conservar más agua y obtendrá más fácilmente sus nutrientes.

Cuida la siembra y revisa la tierra, si está muy seca hidrata pero si se conserva húmeda no la sobre hidrates pues puede ser perjudicial.

Sembrar y recoger la cosecha es un proceso ancestral que trae consigo grandes aprendizajes.