LA FRUTA DEL MONJE

Conocida en oriente como Luohan Guo o Siraitia grosvenorii, La fruta del monje es una planta con forma de calabaza originaria de Tailandia y China.

El estudio y uso de sus propiedades ha convertido a esta fruta en uno de los endulzantes Keto más importantes del mundo. Su sabor similar al azúcar y el hecho de que contenga cero calorías han sido sin duda razones contundentes para su buen posicionamiento, volviéndose ideal a la hora de hornear o poner un poco de dulce a las bebidas.

Los beneficios endulzantes de la fruta se obtienen por medio de la extracción del agua que lleva en su interior y que es filtrada y purificada posteriormente para obtener toda su dulzura, la cual es mucho más dulce que la del azúcar, gracias a unos compuestos llamados mogrosidos.

Durante siglos la fruta del monje ha sido usada en China para tratar sofocos, fiebres y otras dolencias producidas por calores intra corporales. 

Tuvo su ingreso a América por Estados Unidos a principios del siglo 20, creciendo en popularidad como endulzante bajo en carbohidratos y de allí al resto del norte, centro y sur del continente.

Su importancia en el uso culinario radica más que todo en su uso a la hora de hornear,  ya que se puede reemplazar por el azúcar sin sacrificar el sabor ni la textura.

En la panadería y repostería se ha destacado la aplicación de este ingrediente en la preparación de pasteles, galletas y diferentes variedades de pan.

Su similitud en sabor al azúcar morena le ha hecho funcionar como aditivo en recetas con banano y calabaza, además de ser usada en postres tan famosos como la magdalena.

Atrévete a probar esta increíble fruta y aprovecha sus increíbles beneficios.