Las conservas caseras y el botulismo.

Hacer conservas caseras es una vieja costumbre que ha perdurado como la tradición, de generación en generación.

Sin embargo, con el tiempo se han podido descubrir ciertos riesgos para la salud que se pueden presentar en caso de cometer algunos errores en su preparación.

El botulismo es uno de los casos más comunes, se trata de una intoxicación producida por una bacteria llamada clostridium botulimum, que se encuentra en zonas contaminadas como el agua no tratada o el suelo enfermo.

Las esporas de esta bacteria tienen la capacidad de sobrevivir en los alimentos contaminados como micro parásitos y encuentran un hábitat favorable en el aceite o salmuera en la que suelen hacerse las preparaciones de las conservas caseras. Esto ha hecho que se le preste una atención especial a la preparación, teniendo en cuenta que en algunos casos está enfermedad puede llegar a ser mortal.

Por eso para evitar la presencia o permanencia de la bacteria se recomienda:

  • Una buena higiene personal, la limpieza de la cocina y sus utensilios, lavarse bien las manos con jabón y estar atento a que todo lo que se use este muy limpio.
  • Escoger muy bien los alimentos, reconocer y desechar las partes dañadas y utilizar los ingredientes más frescos, preferiblemente que estén en temporada.
  • Usar ollas de acero inoxidable, ya que las de cobre o aluminio pueden llegar a producir un desprendimiento de sustancias metálicas al reaccionar a la cocción de las conservas ácidas.
  • Usar recipientes de vidrio previamente hervidos, esterilizando de esta manera el envase.
  • Cerciorarse de que el envase sea hermético y siempre quede bien cerrado.
  • Mantener las conservas refrigeradas y lejos de la luz directa del sol.
0
0 item
Carrito
Empty Cart