Nadie olvidará como en marzo de 2020 nos cambió la vida por cuenta de la pandemia.

Como bien sabemos, varias empresas se vieron afectadas en su funcionamiento teniendo que cerrar y buscar nuevas alternativas para poder seguir subsistiendo. De esta manera, es como el negocio de Pedro Fernández, conocido como The Chef is Back, migra a los canales digitales, dictando cursos de cocina virtuales a través de una membresía mensual, una alternativa para así poder seguir sosteniendo la empresa y el personal que hace parte de ella. El dinero obtenido no era solamente para poder pagar nómina, sino que junto con su esposa Marcela Mar, nace la idea de destinar el 50% de los ingresos obtenidos para ayudar con la entrega de mercados a algunas de las personas más vulnerables.

THE LOVE IS BACK

Al extenderse el período de cuarentena profundizamos en la filosofía: “yo no me salvo solo” premisa que nació de la dificultad y la necesidad de pensar en comunidad. Este fue el origen de la Fundación, y el lema que nos identifica y motiva es: “Queremos cambiar el mundo a través de una semilla”.

El proyecto piloto inició el 28 de septiembre con la primera de las tres huertas en el Cabildo Koincanumbera ubicado en la comuna tres de Medellín (zona nororiental de la ciudad), conformado por 192 indígenas de las etnias Emberas, Kamza y Nutabes quienes se vieron muy afectados por la pandemia al ser desplazados de sus tierras a causa de la violencia.

Nuestro propósito es apoyarlos desde el mejoramiento de sus tierras y brindarles todo el acompañamiento necesario para producir su propio alimento.

NOKANCHIPA:
Tierra de aprendizaje

Esta huerta es de los niños y es la herramienta que nos ha permitido incentivar el amor por la tierra y los alimentos que nos provee; fortalecer valores y habilidades como el trabajo en equipo, el respeto, la interdependencia y la paciencia.

Un símbolo de las buenas acciones sembradas que serán la cosecha de un mejor futuro para ellos

Esta labor se da por el apoyo y la colaboración de personas que quieren hacer cambios desde el corazón.

Gracias a la fundación Colectivo por Naturaleza, Pangea SAS, Fundación Gilberto Uribe Echavarría, Cata Grellet y todos los voluntarios que ponen su tiempo y su trabajo, para apoyar esta causa.